Salud

La supergonorrea es real y cada vez hay más casos

Durante el fin de semana, una palabra particularmente horrible se volvió tendencia en las redes sociales: supergonorrea. El motivo es que la Organización Mundial de la Salud advirtió que la pandemia está contribuyendo a impulsar el aumento de bacterias resistentes a los antibióticos, incluidas las que causan la gonorrea. Desafortunadamente, es probable que la situación empeore.

La resistencia a los antibióticos ha sido una crisis de gestación lenta durante décadas, pero los efectos se están volviendo difíciles de ignorar. Actualmente, se cree que las llamadas superbacterias matan a 700.000 personas en todo el mundo.

Una de las amenazas de superbacterias más preocupantes en la actualidad es Neisseria gonorrhoeae, la bacteria que causa la gonorrea. La gonorrea no suele ser mortal y, a menudo, no presenta síntomas, pero si no se trata, puede provocar complicaciones como artritis, dolor en las articulaciones y erupciones cutáneas, así como infertilidad y dolor pélvico crónico. La bacteria también puede transmitirse de una madre a su bebé durante el parto, desencadenando una infección que puede ser letal o causando problemas graves como la ceguera. Los síntomas más notables son una secreción verde o amarilla de los genitales y dolor al orinar.

Estas bacterias dan miedo porque se están volviendo inmunes a los antibióticos que se usan para tratarlas. En 2018, los médicos del Reino Unido informaron haber encontrado un hombre con el primer caso conocido de gonorrea que era altamente resistente a la terapia combinada utilizada en la mayoría de los países como tratamiento estándar: los antibióticos ceftriaxona y azitromicina. Aunque la gonorrea del paciente se podía tratar con otro antibiótico, el caso confirmó los peores temores de los expertos. Otros casos de supergonorrea, así como otras altamente resistentes infecciones de transmisión sexual, se han ido documentado desde entonces.

A lo largo de este año, expertos de la Organización Mundial de la Salud y otros lugares han hecho sonar la alarma sobre el empeoramiento de la resistencia a los antibióticos debido a la pandemia. Por un lado, los médicos recetan antibióticos de forma rutinaria a pacientes hospitalizados con covid-19, una enfermedad causada por un virus (los antibióticos, por regla general, no funcionan contra los virus). Aparentemente, esto se hace porque los pacientes hospitalizados pueden desarrollar infecciones secundarias causadas por bacterias. Las primeras investigaciones también habían sugerido que el antibiótico azitromicina podría tener un efecto antiviral adicional, posiblemente en combinación con otros medicamentos como la hidroxicloroquina.

Sin embargo, desde entonces, los estudios han encontrado que la azitromicina, tomada sola o con hidroxicloroquina, no ha tenido ningún impacto para salvar la vida de los pacientes con covid-19. Otra investigación ha encontrado que los médicos suelen recetar antibióticos a los pacientes sin ninguna evidencia de que tengan infecciones bacterianas.

Eso nos lleva a la semana pasada, cuando el medio británico The Sun informó de la advertencia de la OMS sobre la gonorrea. Además de los problemas anteriores, la OMS también señaló que es probable que la pandemia haga que las personas retrasen las pruebas de ITS y la atención médica, lo que aumenta el riesgo de que las personas nunca se enteren de su gonorrea o incluso intenten automedicarse de manera incorrecta. El uso indebido y excesivo de antibióticos, particularmente azitromicina, solo agrega más dinamita al barril de pólvora que es la supergonorrea.

“Tal situación puede impulsar la aparición de resistencia en la gonorrea”, dijo un portavoz de la OMS a The Sun.

Lo que es peor es que las tasas de gonorrea y otras ITS han aumentado en muchos lugares recientemente. Estados Unidos, por ejemplo, registró un número récord de ITS en 2018, y los casos de gonorrea aumentaron por quinto año consecutivo. Es posible (incluso probable) que la pandemia haya frenado la actividad sexual de muchas personas este año. Pero las bacterias resistentes a los antibióticos no han desaparecido, y los casos de supergonorrea y otras infecciones altamente resistentes, sin duda, seguirán aumentando en los próximos años.

Todavía existe la esperanza de que se puedan desarrollar suficientes antibióticos nuevos y otras terapias a tiempo para evitar el peor de los casos, en el que las infecciones bacterianas comunes se vuelven tan peligrosas como lo eran hace un siglo. Los científicos también están trabajando en vacunas para enfermedades como la gonorrea. Pero no hay una solución clara en el horizonte y el tiempo se está acabando. En 2014, un informe encargado por el gobierno de Reino Unido estimó que, si no se hacía nada, las muertes anuales en todo el mundo por infecciones resistentes a los antibióticos eclipsarían las muertes por cáncer para 2050, con alrededor de 10 millones de muertes al año. Para entonces, la supergonorrea será la menor de nuestras preocupaciones.

Mostrar más
Botón volver arriba